ūü•á Coches cl√°sicos en Cuba: patrimonio sobre ruedas.
coches cl√°sicos

Almendrones, patrimonio sobre ruedas.

Si de s√≠mbolos queremos hablar en Cuba, m√°s all√° de los oficiales, no podemos dejar de mencionar adem√°s del tabaco, el ron y sus inigualables playas, los almendrones o coches cl√°sicos; esos museos rodantes que transitan por las calles de la isla, desafiando el tiempo y la invenci√≥n del m√°s experimentado creador.  

Estos a√Īosos veh√≠culos llegaron a Cuba durante los a√Īos 50 del siglo pasado y fueron ensamblados en las d√©cadas del 40 y el 50. Suelen ser autos americanos en su mayor√≠a, sin embargo, no se asombre si ve rodando alguno de los primeros construidos durante los a√Īos 20, que en Cuba les decimos cari√Īosamente ¬ęfotingos¬Ľ. Al verlos, muchos viajeros se sentir√≠an como en el set de una pel√≠cula de Hollywood, cuando acierte a dar un paseo en una de estas reliquias.

En la Mayor de las Antillas se le dice ¬ęaplatanado¬Ľ a aquella persona extranjera que echa ra√≠ces en la isla, al punto de parecer un nativo. Igual pudiera llamarse a la mayor√≠a de los coches cl√°sicos en Cuba, que parecen cubanos por lo importante que han sido para el transporte en el pa√≠s y por las transformaciones que han sufrido.

¬ŅC√≥mo se mantienen los coches cl√°sicos en Cuba?

Los cubanos, genios en la invenci√≥n, han podido mantener estos s√≠mbolos del automovilismo internacional con adaptaciones de todo tipo, armados con piezas de coches m√°s modernos y alguna que otra sustra√≠da de un ‚Äúequipo electrodom√©stico‚ÄĚ.  Introducirse en ellos, salidos de un laboratorio criollo, es como asistir a una clase magistral de innovaci√≥n mec√°nica. El cubano se las arregla para que siempre funcionen, no importa cuan complejo sea el da√Īo o la pieza requerida: siempre aparece la soluci√≥n.

Las diferentes marcas de coches a√Īosos que abundan en el pa√≠s, son las reconocidas Chevrolet, Buick, Dodge, Plymouth, Ford, Cadillac, Mercury, Oldsmobile, Pontiac, Chrysler y Packard. Adem√°s de algunas otras marcas americanas, todos manteniendo una belleza y majestuosidad sorprendente gracias a su incre√≠ble grado de conservaci√≥n y confort.

A√ļn se desconoce el origen de su calificativo ¬ęalmendrones¬Ľ, pero dicho apodo cal√≥ en el habla popular del cubano, alegando muchos que el origen del nombre se debe a la forma de almendra que tienen los dise√Īos de algunos veh√≠culos de los a√Īos 50.

Lo cierto es que no hay viajero que llegue a Cuba y no se lleve alguna foto de estas reliquias, o un selfie a bordo de ellas, como en una m√°quina del tiempo.

Ellos, bestias inmortales, se han vuelto figuras célebres y originales de la isla, tenaces ante el paso del tiempo, son el vivo símbolo de persistencia e inventiva del cubano y representan un atractivo para extranjeros y una solución para los nativos, visible fundamentalmente en La Habana.

¬°Monta que te quedas!