🥇 Juego de dominó en Cuba: Te invito a echar una partidita
juego de dominó en cuba

Juego de dominó en Cuba: Te invito a echar una partidita

Sin lugar a dudas, el juego de dominó forma parte de nuestra vida cotidiana, de los cubanos y cubanas, esparcidos por el mundo de este a oeste y claro, de norte a sur. Es sagrado y se juega en cada rincón, desde el cabo de San Antonio, hasta la punta de Maisí. La mayoría “plantamos” la mesa ya sea en un portal, terraza, en una acera ancha o hasta en plena calle, si no es muy transitada.

Esto sucede de manera casi obligatoria cuando el calor sofocante nos hace salir de casa para “refrescar”, de igual forma si cualquier fecha del calendario pide a gritos “echar unas partiditas”, o simplemente como acto socializador y divertido. Botella de ron de por medio o unas cervecitas “vestidas de novia”, sí, tan fría que la botella se vea blanca, como el traje que ellas llevan en las bodas. Sin más, te presentamos el juego de dominó en Cuba.

El dominó en nuestras fiestas

Así, el dominó no falta los 31 de diciembre en las viviendas cubanas, junto al cerdo asado, la yuca con mojo y el congrí, ya sea en el campo o la ciudad. Tampoco en fiestas de aniversarios acompañado de música, bebida y conversaciones. Es increíble cómo hasta los más jóvenes disfrutan y juegan; todas las generaciones se pueden juntar en una mesa y hacer retumbar las fichas. A veces, incluso, hasta sin mesa, simplemente una tabla de madera que se colocan los jugadores en las piernas, puede dar comienzo a este pasatiempo.

No es sorpresa encontrar de repente mientras andamos por algún lugar del país, un grupo de personas alrededor de una mesa muy concentrados. Sí, porque no solo las cuatro que se encuentren jugando son las que intervienen, muchas veces la gente que espera a sentarse a la mesa también opina al final de cada partido, porque es como el ojo que todo lo ve, por tanto, comentan las jugadas de los otros.

Es una manera muy cubana de pasar el rato. Incluso, en un parque iluminado o en una esquina donde haya un foco de luz pública, se nos puede ver a los cubanos poniendo fichas y discutiendo. Hay grupos de personas mayores que mantienen la tradición, por muchos años, de ubicarse en el mismo lugar que puede ser una bodega, una esquina o vivienda para practicarlo.

Estilos, reglas y “lenguaje” del juego de dominó en Cuba

El estilo nuestro se diferencia del que se juega en otros países por la cantidad de fichas y por la dinámica del juego, aunque las reglas cambian en una zona u otra de Cuba. Por ejemplo, en el oriente es más común jugar con 28 fichas, es decir, hasta el doble 6; mientras que en el occidente son 55 fichas hasta el doble 9.

Al igual que las reglas, el lenguaje con que nos comunicamos los jugadores varía, pero siempre resulta ser muy creativo. Se emplean regiones de Cuba, nombres de conocidos conjuntos musicales tradicionales, deportistas nacionales famosos, o palabras inventadas por el ingenio popular, para denominar lo que sucede en el juego.

“Dale agua al dominó” (mueve las fichas bien antes de escoger), el “blanco”(la que no tiene número), es “blanquizal de Jaruco”; el 1 “el lunar de Lola”; el 2 “duque” o “Los Compadres” (famoso dúo musical cubano); el 3 es el “trío Matamoros” o “Tribilín”. Para aludir al cuatro se dice “El cuarto de Tula cogió candela” o “Cuarteto D’Aida”; un seis, “Sixto Soria” (un gran boxeador); un ocho, “Ochoa”, o “Oshún” (deidad del panteón yoruba) y un nueve, “Nuevitas” (municipio de la provincia Camagüey). “Me pegue”: significa poner la última ficha, llegar con la última pieza.

“Estoy en la playa”: Esta frase la dice quien está muy confiado, sabe que ganará el juego. Generalmente se refiere a que le han tocado fichas con pocos puntos. Y así decenas de referencias que hacen de cada juego una mezcla de humor y camaradería.

El imaginario, la creatividad y picardía de cubanos y cubanas harán nacer otros nombres y frases para este hobby nacional, esas que surgen del día a día en la imparable razón de ser del dominó: entretener y alegrar la vida. Donde él esté, habrá emoción, algarabía, complicidad, amistad, fiesta, en fin, celebración a lo cubano. Este es el juego de dominó en Cuba. Así que para luego es tarde, te invito a una partidita.